Los Espíritus “Los Espíritus”

Publicado: 05/03/2014 en Disco de la Semana
Etiquetas:, , , , ,

Antes de empezar a hablar de Los Espíritus, hay que hablar de Maxi Prietto. Desde hace ya unos cuantos años, este tipo es sinónimo del “Indie Rock” argentino. Ya sea en su etapa solista, como en su paseo psicodélico en “Prietto viaja al cosmos con Mariano”, Maxi siempre se las ingenió para estar en donde sea que el rock alternativo del país esté.

Pero en este caso, el arte prolífico de Prietto no termina en él sólo. Para formar Los Espíritus contó con Santiago Moraes (guitarra), Miguel Mactas (guitarra), Martín Batmalle (bajo), Pipe Correa (bata) y Fernando Barrey (percusiones), y todos ellos concibieron un conjunto de canciones que mezclan el típico viaje lisérgico de Maxi, con Funk, un poco de Blues y Gospel.

Ahora bien, que haya Gospel en este álbum es una forma de decir. Sin duda, es más una intención que un estilo definido. De hecho, es lo espiritual de ese género de música negra, lo que define al álbum y a la identidad de Los Espíritus. Sino, nunca podrían haber hecho un tema que se llame “Jesús rime con Cruz”.

A los solos extensos de guitarra en el disco (escuchen el solo de “Los Desamparados” sino), se le suman una percusión maniática, y un buena base de bajo-batería funkie que le da un aspecto bailable a ciertos temas. Y con bailable me refiero a aquellos bailes que se ven en los rituales. Quizás en una playa, con un fogón iluminando máscaras de todo tipo. O simplemente en un galpón oscuro y cerrado.

“Los Desamparados” arranca como si en cualquier momento cinco miembros de un coro de Georgia, Atlanta se pusieran a cantar alabanzas a Dios. Pero finalmente escuchamos que “…en cada mañana hay una galaxia abriéndose” y que “…en cada galaxia, hay una mañana abriéndose”; sí, seguimos estando en Argentina, y sí, esto es Maxi Prietto clásico. En “Puerto Escondido” también nos llevamos ese mismo engaño, pero en este caso la onda es un toque más caribeña. En “Lo Echaron del Bar” y en “Las Sirenas” el clima alegre (alegre de borrachera) domina todo. El último parece un mantra; base de bajo, percusión, batería, que no dan respiro. Y además se le suma unas trompetas de fondo, sirenas de policía. La música se va elevando, primero a ella misma, luego a cada uno que la escucha. Esencial para perder el sentido del espacio-tiempo.

Si estos espíritus hacen música devocional, no creo que sea hacia un Dios bondadoso; ni sus plegarias dirigidas a mejorar la salud de seres queridos, ni nada de eso. Estos espíritus le cantan a la noche, a los bajos fondos, a los callejones, y sus versos van dedicados a esos hombres y mujeres sin rostro (como en la portada) siniestros y misteriosos, encontrados en un baño, criados en un cenicero y muertos entre las sirenas (de policía se entiende, no?). El canto de Prietto es espiritual sí, pero aquí no hay lugar para un coro de niños angelicales. Estos son Los Espíritus, que da la casualidad que también riman con cruz.

Por Renzo Cavanna – re.cavanna@gmail.com

 

 

 

Anuncios
comentarios
  1. bar dice:

    una cosa, espíritus no rima con cruz. La rima debe verse desde la última vocal acentuada!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s