Gabo Ferro y Luciana Jury “El Veneno de los Milagros”

Publicado: 14/11/2014 en Disco de la Semana
Etiquetas:, , , , ,

Puedo aprovechar este blog para aportar una nueva fabulosa crítica al disco que Gabo Ferro y Luciana Jury dieron en llamar “El veneno de los milagros”. Puedo, además, decir que la unión de estos dos cantautores es quizás, una de las mejores ideas que la música argentina parió en lo que va del año. Pero ya, en este mundo cibernético instantaneo y veloz, se dijo todo acerca de lo maravilloso de “El veneno de los milagros”, así que, a riesgo de sonar repetitivo, voy a reproducir mis sentimientos en torno a este álbum.

Luciana Jury es una cantante que pasó por el rock (tuvo una banda llamada Cloroscuro), y que dedicó la mayor parte de su corta carrera al folklore. Su tio es nada más ni nada menos que Leonardo Favio y su padre fue uno de los principales guionistas del director de cine, y también cantante. Gabo Ferro, es quizás más conocido. También de pasado rockero (su banda se llamó Porco), tuvo un impasse de algunos años donde se dedicó a estudiar y recibirse de historiador (hasta tiene libros de historia publicados a su nombre), para luego retomar como cantautor, poeta y músico experimental, todo en un mismo combo. Al parecer, Gabo quedó gratamente sorprendido de la voz de Luciana y tuvo la idea de componer temas exclusivamente para que los cante ella. Finalmente, ella aceptó y los dos grabaron este bellísimo disco en la igualmente bella ciudad de El Calafate.

Sí, la belleza rodea este álbum por todos lados. Los silencios, las pausas, los suspiros, y hasta los gritos y violentos rasgueos de guitarra, todo está rodeado de un aura misteriosa, creada por Gabo y Luciana. “Voy a cantarle a los gallos hasta que traigan el día” arranca “Una deuda del bien”, donde la poesía se encuentra y navega con las voces, obteniendo un resultado que sólo ellos dos pueden lograr. La guitarra es meláncolica, atrapante y sonora en un vacío existencial, tan propio de Ferro. La voz de Jury no parece provenir tan sólo de su boca, sino desde todo su cuerpo, al igual que la de Gabo Ferro. Las letras pueden ser terrenales o celestiales, pero sabemos que los dos no están buscando ningún ideal, sino un encuentro de sus voces y un acompañamiento musical casi inextricable, como si a lo largo del disco no pudiéramos distinguir entre Gabo Ferro y Luciana Jury, sino que sus dos voces fueran una sola en el universo poético donde se ven metidos.

Aunque sea verdad que hay canciones donde el par masculino/femenino trabaja como contrapunto (“En el fondo del mal”), la realidad es que los dos actúan como uno solo. En “Sin ley, peso ni carne” Luciana se destaca en el abanico de emociones que puede desplegar en su repertorio vocal, mientras que en “Bayos Negros Dormidos” toda la experimentación musical que es capaz Gabo Ferro se muestra a flor de piel. En esa ¿canción? no hay música, sólo la voz de Gabo poetizando sobre caballos, bayos,y demás yerbas.

El disco es corto, vivaz, conciso. Y lo que resalta más que todo gira en torno a ellos dos. Hasta la poesía que expresa el álbum queda en un segundo plano. Las guitarras, los arrestos frenéticos de Gabo, el folklore, el rock, todo queda en sí sujeto a ellos dos. Hasta nosotros mismos dejamos de lado cualquier cosa para supeditarnos a la escucha de dos almas, que saben como transmitir mensajes con todo su cuerpo más que con sus voces, lo que realmente llama la atención.

El mejor ejemplo es “El Extrañante”, un tema que pasa de la furia a la ternura, y del amor al odio, todo remontado sobre las voces de Gabo y Luciana que, salvo mínimas partes, se mantienen unidas a lo largo de toda la canción. Sobre un fondo de un punteo de guitarra criolla y voces desoladoras, la canción deriva por un océano de emociones varias, donde hasta la misma guitarra parece ir cambiando de tono según lo expresado por los cantantes (de hecho, ese último rasgueo furioso que cierra el tema, parece venir de sorpresa, luego de un arpegio melodioso y tranquilo).

Se entiende que todo disco donde el espíritu de Gabo Ferro se ubique como principal constructor, será la poesía la que tenga los mayores recados. “El veneno de los milagros” no es la excepción, aunque se nota que hay mucha más épica que en cualquier otro disco del ex-Porco, y que hay muchísimo más folklore, este llevado de la mano de la voz de Luciana Jury. Hay mucho de amor de novela, de esas novelas del Siglo XIX, realistas y sumamente corpóreas. También hay mucho de cuestionamientos morales entre lo que se entiende por Bien y por Mal. Pero sobre todo, hay una unión maravillosa. Sí, definitivamente Gabo Ferro y Luciana Jury nacieron para cantar juntos. Celebramos que, de alguna manera, se hayan encontrado.

Por Renzo Cavanna – re.cavanna@gmail.com

 

 

 

Anuncios
comentarios
  1. Te dejo algo de Gabo Ferro con Pablo Ramos (escritor argentino – que la rompe) después te paso un libro.
    Y si escuchás a Gabo, tenés que leer a Vicente Luy, poeta Cordobés. Dale bola a Luy.
    Con Ferro y otros más (como Palo Pandolfo) formaron “Los Verbonautas”, y hacían poesía oral.

    Abrazo gato.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s