Un Planeta “Refugio”

Publicado: 19/11/2014 en Disco de la Semana
Etiquetas:, , , , , , , , , , , ,

Hay una manía entre los críticos y analistas de discos musicales en catalogar casi por necesidad todo lo que escuchamos. La aparición de las famosas etiquetas, en esta era cibernética y “pos-moderna”, contribuyen mucho más en la necesidad de esos usos. Hasta usted, querido lector de este blog perdido en el ciber-espacio, seguramente se sienta también con la necesidad de poner etiquetas y pida imperiosamente a este simple redactor que le indique qué tipo de música, qué género, qué estilo, cuáles referentes musicales, hay detrás de este disco cuya reseña usted se dignó a leer (y lo cual le agradecemos).

Pero, en este caso, Un Planeta, banda platense (sí, una más) nacida en el 2010 y conformada por Martín Le (guitarra) Agustín Volder (teclados), Germán Galarza (batería) y Nicolás Carlino (bajo), parece burlarse de esas manías, y sobre todo, desprenderse intencionalmente de todo concepto. Pero no de la manera que quizás encontramos en “El Poder Oculto” de la dupla Patané/Fages, donde la ruptura es ampliamente musical, “Refugio”, segundo disco de la banda, parece más bien mezclar cualquier tipo de etiquetas, jugar con ellas, reírse de sus costumbres estilísticas, exprimirlas al máximo, y dejarlas olvidadas cuando todavía ni nos dimos cuenta cual era realmente su intención.

El disco abre con “Quema”, una canción que desborda optimismo y buenas vibras. Algo de renovación hay en las letras de Martín Le “Dije todo va estar mejor (…)/ Nuestra magia es volver a nacer, cuando quema y no te hace doler”. El hecho de “quemar” lleva a pensar en ese misticismo antiguo de obtener la pureza de las cosas a través del fuego, que los residuos de la superficie ardan, mientras que la esencia verdadera salga a flote a través de ese sacrificio. Veremos que durante todo el álbum, Un Planeta intentará esa búsqueda de lo más puro, ya sea en las letras como en su sonido, algo que no se ate a ningún concepto y que sea propio de ellos mismos, algo que sea puro y en esencia “Un Planeta”.

Algo parecido se repite en “Fuego III”, y lo primero que podemos decir es que este un tema eminentemente Pop, pero sólo porque hay un uso extensivo de sintetizadores. La canción (y la mayoría del resto de “Refugio”) pueden ser Rock sin la distorsión de las guitarras. A su vez, “Decidido” puede ser una Electrónica sin el cuelgue. De hecho, decir que tal cosa es Pop o Rock, es abrir un abanico inmenso de estilos y sonidos que no es en absoluto necesario para describir una banda. “Cosecha” se puede llevar muy bien con el Shoegaze de Mi Nave, pero otra vez, las guitarras de Martín Le quedan en un segundo plano con respecto a los sinthes de Agustín Volder, lo que, sumada a la furia de la batería de Germpan Galarza y el bajo de Nicolás Carlino, le da una esencia distintiva.

La influencia más notable, si se quiere, es la de Pérez (igualmente vecinos de City Bell como los de Un Planeta) banda que encontró hace tiempo un estilo propio y cuyo segundo disco fue reseñado en este blog. Martín Zabaljauregui, guitarrista de Pérez, colaboró en la grabación de las guitarras, pero la producción fue enteramente por Un Planeta, lo que, sin duda, eleva un poco más el prestigio de este álbum y de este grupo. El disco, de un principio a fin, suena compacto y no tiene grietas, hay evidentemente un sonido propio, “descubierto” si se quiere, y que fue producto del trabajo meticuloso de cada uno de sus integrantes.

El tema que da nombre al álbum parece un relato de una pareja que se escapa de la gran ciudad a la noche, y construye un refugio en la tormenta. Musicalmente parece el lugar donde derivan todo lo anteriormente trabajado por el disco. La canción puede tomarse como un verdadero refugio donde los artistas de Un Planeta son “grandes y fuertes” y donde es hermoso “olvidarse de todo”. En este tema, además, aparece una sección de vientos que contribuye al efecto liberador sugerido en el primer tema. Una liberación de todo tapujo, de toda superficialidad, de toda banalidad.

Un Planeta no parece, además, concentrarse en ningún concepto específico, librando todo a la libre interpretación de cualquiera que guste escuchar de “Refugio”. De hecho, el desorden de imágenes en la portada no es para nada algo azaroso. Pareciera que luego de armar objetos durante horas, ellos se resignaran y tiraran deliberadamente todas las partes de una posible imagen al piso para que uno arme con su mente lo que quiera. Como si uno esperara alguna clave, algo concreto donde agarrarse. Pero no, el refugio está pensado para uso exclusivo de Un Planeta, lamentablemente no para usted, mi querido lector.

Por Renzo Cavanna – re.cavanna@gmail.com

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s