Mostruo! “Profunda Desorganización”

Publicado: 17/12/2014 en Disco de la Semana
Etiquetas:, , , ,

Supongo que los verdaderos herederos del término “Rock Nacional”, así como se lo conoce masivamente, pero que siguen todavía perteneciendo al Under, es esta banda que nos toca reseñar hoy. Mostruo! forma parte de la creativa cantera platense, pero inmiscuida en esa tradición pesada y setentosa que arrancó en Manal, y no paró hasta llegar a Divididos o los Jóvenes Pordioseros.

La referencia a Manal no es casualidad, Kubilai Medina, voz y guitarra del grupo, es justamente el hijo del baterista de Manal, Alejandro Medina, por lo que la tradición, en este caso, es una continuidad de sangre, además de musical. Mostruo! se presentó en sociedad por el año 2006 rockeando y bluseando como las viejas épocas del rock argentino clásico. Pero algo cambió en el 2014…

“En esta profunda desorganización, algo esencial ya no lo es más”, así arranca “Profunda Desorganización”, el primer tema del cuarto álbum de Mostruo!, llamado justamente como esta primera canción. De primera ya se nota que algo se rompió en el universo de la banda. La canción no tiene el gustito pesado de antes, ni ese desenfado rockero, es una balada hecha y derecha donde el grupo conformado por Lucas Finocchi, Luciano Mutinelli, Gabriel Ricci (bajista que reemplaza a Federico Mutinelli) y el ya mencionado Kubilai Medina, se pregunta “¿Cómo podemos estar?”. Lo que nos hace pensar que, si así es la presentación del disco, podemos esperar cualquier cosa de los once temas que le siguen.

Y “La Soledad” sigue la misma línea. Desolación, conformismo, melancolía; hay diversos sentimientos encontrados a lo largo de todo el disco. En “La Piel” la idea del cambio continúa presente (“Hoy deberíamos cambiar, apretar un poco más todo lo que se parezca a un acelerador”), y las cosas mantienen el formato insinuado al principio. La metáfora de estar al tanto de la piel es vaga e inconclusa, bah casi la mayoría de las letras de este álbum varían entre las preguntas metafísicas y el imaginario poético de un alma en pena (“¿Ves esa estela de horas? Es el futuro que pierde sangre pensando que más nos puede pasar”), un fantasma ejecutado bien pudo haber escrito estos temas.

Sin embargo, no todo es tristeza en “Profunda Desorganización”. “Salva” parece un tema de Manuel Wirz, “Este Perro” retoma la idea heavy, la línea clásica de Mostruo!. Aún así, son simples luminarias en un mar oscuro y distante. Las preguntas sin respuesta invaden temas como “Vas a Llorar” o “Resiliencia” y toda la atmósfera pesada, que en otro momento era motivo de gritos, gemidos y gestos de festejos, en “El futuro” pasa a ser una oda a la negatividad. De hecho, para Mostruo este futuro empieza “sin ruido”…uff.

El hammond invitado de Alfredo Calvelo en “Todo es Hoy” aporta esa cuota que nos hace acordar a Pescado Rabioso. Y definitivamente el disco, en su anteúltimo tema, se posiciona como una especie de tratado sobre el tiempo y cómo pararse sobre lo que va a venir. El problema es que justamente los dilemas entran en una profunda desorganización, y si ya dijimos que el futuro perdía sangre pensando que más podía pasar, y que empieza sin ruido, ahora la banda pide que “no me expliques que el futuro va hacia otro lugar”, porque “todas las cosas se caen acá” y determinan que “nada importa más, todo es hoy”. Por lo tanto, en medio de tanto fluido de ideas la conclusión no podía ser otra cosa que otra pregunta: “¿De qué sirve el tiempo para especular, si el que está es el dueño de lo que vendrá?”. El disco, de forma grandiosa, termina con el tema más extenso hasta la fecha de Mostruo: “El costado tierno”, un himno ideal para cerrar un álbum de estas características.

Y ahora podemos dar nuestra propia conclusión. Estos tiempos quizás obligan a Mostruo a retomar su concepción rockera. El Rock Nacional, de a poco, va abandonando esos largos 70’s y entrando a un nuevo siglo, a una nueva época. El riesgo de quedar anacrónico es fatal para cualquier músico, hasta para los más creativos. Y el rock argentino dio cobijo y pie para que los rockeros de ese momento fundacional sobrevivieran en el público y en el gusto de los oyentes hasta finales de los 90′. Mostruo! logró meterse en los corazones de los “medios especializados” y en esos mismos artistas-íconos (fueron casi glorificados por Gustavo Cerati, hasta el punto de sonar antes de sus recitales con Soda) desde el primer disco publicado por la banda. Hoy, con nuevas tecnologías mediante (y la tragedia cultural acontecida tras las bengalas de Cromagnon) los tiempos, definitivamente, están cambiando. Ni siquiera el monstruito que ilustraba las portadas de cada disco de la banda está presente en este. Pero es entendible, este disco es distinto a los demás, y Mostruo! siempre lo supo.

Por Renzo Cavanna – re.cavanna@gmail.com

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s