Tobogán Andaluz “Tobogán Andaluz”

Publicado: 26/03/2015 en Uncategorized
Etiquetas:, , , , ,

Tobogan Andaluz Generalmente, cuando una banda decide poner su propio nombre en un disco de su autoría, habla de este como reproductor fiel del sonido y de la identidad del grupo. También, en la mayoría de los casos, este álbum suele ser el primero, ya sea un EP o larga duración. El caso de Tobogán Andaluz no es tan así. Si bien no descubrieron nada (los Beatles hicieron algo parecido con su Álbum Blanco, o quizás Blur sea el ejemplo que mejor se adapta a esta situación), el trío conformado por Facundo Prantera (conocido por todos como Facu Tobogán), Federico Dopazo y Marina Huberman decidieron nombrar a su tercer disco de manera homónima. Cosa que desconcierta, despierta curiosidad, puede que enoje, y hasta genere rechazo, pero lo cierto es que, sea como sea, es otro disco de Tobogán Andaluz que no puede pasar desapercibido. El comienzo con “Las Naves Espaciales” es super-indie. Como aferrándose a su historia, la banda vuelve a sus raíces y ese ritmo bailable que caracterizaron a (casi) todas las bandas a las que les ha sido asignada (quizás injustamente) esta etiqueta en los últimos diez años. De hecho, en la segunda canción (“Seis de la Mañana” una reversión de un tema de la venezolana Linda Christina Sjöquist), las cosas se ponen aún más bailables. Bajo los golpes secos de la batería de Marina, y el bajo alegre de Federico, Facu Tobogán improvisa un punteo made-in-The-Strokes que habilita al cuerpo a moverse (literal), para pasar por pasajes de velocidad sónica y melodías caóticas. “Esperando la Primavera” es quizás la mejor canción del disco y habla de esperas, y tiene algo de nostalgia: “Encontré la calle que fui cuando era un niño” dice Facu. Y en una banda así, la cual su tercer álbum lleva su nombre, también habla algo de nostalgia. De una primavera que pasó y no volverá (“Ahora soy tan viejo y no he crecido”), es además el tema más melancólico y depresivo de “Tobogán Andaluz”, un disco que vive continuamente mirando hacia atrás, como si los alegres niños que eran en los primeros dos discos, en este tratan de buscar su identidad de manera dramática y oscura (sí, cada vez se parece más al quinto disco de Blur). El disco tiene siete canciones, y dura 22 minutos. Considerando el asunto del nombre ya mencionado, se puede llegar a pensar en una falta de creatividad, voluntad, poco trabajo, etcétera. No creo que sea tan así. De hecho, “Viaje de Luz” (el mejor hasta el momento de la banda, a MI gusto) tiene 10 temas y dura escasa media hora, mientras que  “Corazón Congelado“, su primero, no llega a los 20 minutos. Por lo tanto, la regla de Tobogán Andaluz es la brevedad, es más la regla del Indie es la brevedad (ver Las Ligas Menores y 107 Faunos), y hasta diría que la regla de todas las bandas de hoy en día es la brevedad (ver Barco). Bueno solucionado el tema del tiempo, todavía nos queda la cuestión del nombre. Simple, es otro guiño de Facu Tobogán y compañía para que pensemos de más. De hecho, ¿dos fotos viejas, cortadas, superpuestas una con otra, y que no dicen nada? Si señores, una vez más el uso del “me da lo mismo, hago lo que quiero” vuelve a nosotros. Algo simple y genial, corto y conciso. No se si ese es el verdadero espíritu de la banda y lo que le da identidad, pero no está muy lejos. Bueno, solucionado el tema del nombre, por fin. Por Renzo Cavanna – re.cavanna@gmail.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s