Nación Ekeko “La Danza”

Publicado: 03/06/2015 en Uncategorized
Etiquetas:, , , , ,

NaCION Ekeko

¿Qué es un ekeko? Bueno, se creía en la época de los incas, que un espíritu similar a un hombre pequeño se paseaba por todo el altiplano concediendo deseos a todo aquel que le regalara un cigarrillo. Hasta el día de hoy, todavía hay gente que deja sus ofrendas y encienden un cigarro en la boca de un ekeko para que este le proporcione abundancia, fecundidad, y porque no, alegría. Este mito se amplió tanto que hoy no sólo en Bolivia y Perú celebran su presencia, sino que en casi todos los países andinos (Argentina, Chile, Ecuador, Colombia y hasta Venezuela) la gente .

¿Qué es la danza? Ah, la danza es un lenguaje universal. Muchos piensan que tiene propiedades mágicas y en eso estamos totalmente de acuerdo. Cuando en el mundo es separado por las fronteras, el lenguaje y las costumbres, la danza y su hermana de sangre, la música, unen a todos. También creemos que danzar obedece a una liberación del cuerpo de sus penas y las presiones del mundo exterior. Pero eso es muy complejo, no lo solucionaremos en un texto de 600 palabras.

Ahora bien, ¿Qué son Nación Ekeko y “La Danza”? Son el objeto de este nuevo post. Nación Ekeko es el proyecto solista de Diego Pérez, uno de los integrantes del dúo Tonolec, y “La Danza”, su primer álbum. La idea que sirvió de guía para su composición fue la de hacer un mapa musical de Latinoamérica. Los ritmos fusionan cantos, poesías populares, voces de la naturaleza y arreglos electrónicos, en siete canciones aptas para bailar.

Desde los primeros acordes del charango de “El Hijo del Altiplano” hasta la afirmación final de “El Árbol de la Vida”, “La Danza” recorre en un tiempo relativamente corto muchos aspectos del panorama cultural de América Latina. Por supuesto, que en un continente tan amplio es imposible abarcar toda su música en un sólo álbum. Por eso, Nación Ekeko logra captar la esencia de muchos cantos tradicionales, unidos en un mismo formato: el de la electrónica. Pero es inevitable, se queda corto. Aún así, no deja de ser un gran disco, y una gran idea.

Los arreglos van desde ecos, samplers de instrumentos acústicos, beats que revolotean por detrás de los temas, y un diverso uso de sinthes, sobre todo de un fantástico manejo inalámbrico, ideal para sus presentaciones en vivo (para más información ver aquí). Aún así, esta forma no es nueva. Hace poco presentamos a LulaCruza, un grupo que tiene un estilo muy parecido de fusión electro-folklórica, aunque aquí Nación Ekeko se basa mucho más en voces reales de pueblos originarios y su poesía tradicional, dejando poco lugar a letras originales. También algunos pasajes de “Mi Palabra, mi Alma” de Alika, y por qué no Toch, con esos bandoneones y ese reggae-ska, se adscriben a esta particular tendencia musical.

“La Ureñita”, por ejemplo, toma un poema popular proveniente de la Isla de los Uros (en el legendario Lago Titicaca) y en sí, parece un Pop de esos de consumo radial. Pero la voz de Nuria Martínez y los sikus y quenas le aportan ese elemento folklórico que completa el encuentro entre globalización y tradición. “Una mañanita llegó la escuela flotante/ Junto con la escuela vino la revolución”. “La Danza” son sólo canciones pero también puede ser un intento de englobar a un continente en un único lenguaje; o, más que nada, celebrar esa unión con un álbum acorde a su magnitud cultural.

Y como el ekeko que, con su gorro coya y su sonrisa alegre, sigue saltando de cerro en cerro, volando de país a país, a través de toda la cordillera y, a veces, saliendo de ella para entrar en la selva, en el Gran Chaco, en la Pampa Argentina, el disco de Nación Ekeko se va hasta México (“El Árbol de la Vida”) y vuelve a Argentina (“Atahualpa”). En el medio baila junto a todas las culturas que va encontrando. No es difícil imaginar al propio Diego Pérez, recorriendo Latinomérica, tomando cada sensación y experiencia para plasmarla en este, su primer álbum como solista. Porque “La Danza” es lenguaje universal, latinoaméricano, y libera el cuerpo de las presiones de este mundo globalizado. Así, en “La Danza” el futuro se llena de pasado y estos tiempos electrónicos vuelven a la tierra donde nacieron. Sin embargo, es muy complejo explicarlo en 600 palabras. Tan complejo como América Latina.

Por Renzo Cavanna – re.cavanna@gmail.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s