Hijo de la Tormenta “El Manto de la Especie”

Publicado: 26/02/2016 en Uncategorized
Etiquetas:, , , , , , , ,

El Manto de la Especie cover art

Hace poco tiempo decíamos que el Indie había muerto (ver reseña de Tobogán Andaluz). Bueno, quizás exageramos un poquito, pero lo cierto es que el Indie, el concepto Indie, ha mutado o al menos ha cambiado de sonido. De las guitarras frenéticas y la batería sencilla, ahora parece proliferar un sonido expansivo, experimental, complejo y psicodélico.

De eso se trata este nuevo concepto, el concepto Stoner. Pero hay que tratarlo con cuidado, y con respeto. El Stoner tiene muchísimas influencias y, por lo tanto, muchas maneras de abordarlo. Desde el Heavy Metal (Los Antiguos), desde el Free-Jazz (Sur Oculto), desde la Psicodelia (Poseidótica), desde el Hard-Rock Clásico (Güacho, Elefante Guerrero, Soldadores), desde el Rock Alternativo (Banda de la Muerte) o desde el Shoegaze (Kill West, Mi Nave). Y dentro de todos esos estilos tan variados, se forma una telaraña cuasi-irrompible que representa la llamada “escena Stoner”.

Y hoy, celebramos a un nuevo hijo de esta escena. Se trata, justamente, de Hijo de la Tormenta. Un power trío que tuvo su debut en el 2014 con un disco homónimo y que recién editó su segundo álbum, “El Manto de la Especie”. Sus influencias vienen del Fuzz Rock de los 70’s, y hacen acordar mucho a Mc5. Pero claro, su música es imposible de definir con una sola palabra…..y por eso es “Stoner”.

El grupo cordobés, conformado por Juan Cruz Ledesma (guitarras), Santiago Ludueña (batería) y Guido Di Carlo (Bajo), comienza su disco con una especie de Jazz improvisado que lentamente evoluciona a un verdadero Trip Rock en “Rock para huir de la ciudad”. La mezcla de estilos es inmensa y obsesiva, pero el aura setentosa está presente en casi todo el álbum. Son temas que pudieron haberse compuesto en 1971, en la post-psicodelia, en el post-hipismo. Tienen ese aura de descontento y de desolación propio de una época que expresaba con bronca y mucha distorsión el fracaso del “paz y amor”.

Y por qué no, también así se escucharían Manal o Pescado Rabioso si hubiesen tenido los equipos de grabación del siglo XXI. “El Abuelo” es un tema que venían adelantando en vivo y que es un slow-tempo lleno de atmósfera y una versión libre de un poema de Walt Whitman. Y por momentos es un Blues y por otros un viaje psicotrópico a ninguna parte. Es el gran ejemplo de como una canción con un ritmo tan cansino puede llegar a niveles de poder sónico insospechados. Los seis minutos que dura parecen unos cuantos segundos gracias a esa pasividad repleta de tensión.

En muchos momentos impera más el ambiente que el tema en sí. Como si en realidad se tratara de estados naturales que el grupo quiere simular a su estilo. De hecho, la naturaleza es un concepto claro en el disco, como en “Manifiesto al Sol” o “Un mañana aún más glorioso nos espera”. Los jams son construidos lentamente y de tal manera que un pasaje de mucho groove, explota sin aviso en un viaje de fuzz y crash. Hijo de la Tormenta se toma su tiempo para mostrarnos su visión de las cosas, y posee una mirada que tiene mucho que ver con lo natural y la conexión del ser humano con los dones del mundo. Las 53 cosechas, el recibir al sol, la ofrenda de frutas a los hijos y demás, parece una tribu transformando su ritual en Hard Rock.

Pero no sólo “El manto de la especie” habla de la naturaleza y el ser humano, también habla del estado de cosas en el Rock. Una vuelta a las raíces naturales de la música, sin tanta contaminación ambiental de las ciudades. Ese es el pedido y ese también es el camino. Pero, por supuesto, estamos en pleno Siglo XXI y el presente debe tomar las enseñanzas del pasado para construir ese”mañana aún más glorioso” que nos espera a todos. Hoy podemos decir que Hijo de la Tormenta es otra cara de la inagotable escena Stoner argentina, que es tan difícil de definir que uno tiende mirarle sólo un lado y, de forma inevitable, se queda corto en su descripción. Pero la gama de sensaciones y experiencias que nos hace tener son maravillosas, y ningún amante del Rock Experimental debe poner su cerebro afuera de esto y por lo tanto, afuera del mundo de Hijo de la Tormenta.

Por Renzo Cavanna – re.cavanna@gmail.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s